Tarta de zanahoria {Carrot cake}

Tarta zanahoria1
Tarta de zanahoria {Carrot cake}… ¡y stand rebonito! 🙂

Llevaba mucho tiempo queriendo preparar una tarta de zanahoria, pero, tengo que confesarlo, los bizcochos no se me han dado demasiado bien. No sé qué hago.

Puede que el problema esté al adaptar las cantidades. Como sólo somos dos en casa, y las recetas que encuentro en todos los lados son para preparar muchas raciones, necesito reducir las cantidades para adaptarlas a nosotros.

A veces, unos simples cálculos de proporciones es suficiente, es decir, si quiero hacer la tercera parte de un bizcocho que utiliza 3 huevos, está claro que me quedo con uno y ya, pero cuando sólo utilizan uno y tengo que dividirlo en tres, la cosa se complica…

Pero sigo intentándolo, y esta receta, también reducida para un molde de 18 cm., ha quedado perfecta! 🙂

Además, en esta ocasión tenía una muy buena excusa, y es que el stand taaan rebonito que aparece en las fotos es un regalo de mi cuñado, y no veía el momento de preparar una receta que me permitiera estrenarlo y hacerle fotos bonitas. ¿A que mola? 😉

A pesar de lo que pueda parecer,  usar zanahorias no convierte a esta tarta en una receta salada. Sigue siendo dulce. La zanahoria aporta jugosidad y es una tarta dulce sin estar demasiado empalagosa. Para quien no le guste el dulce demasiado, esta receta es perfecta.

Tarta zanahoria3
Zanahorias. El ingrediente estrella de esta tarta.

INGREDIENTES
{Para un molde de 18 cm.}

Para el bizcocho

  • 200 grs. de zanahorias.
  • 100 ml. de aceite de girasol.
  • 200 grs. de azúcar.
  • 3 huevos M.
  • 150 grs. de harina.
  • 1/2 sobrecito de levadura Royal.
  • 1 cuchta. de canela en polvo.
  • 1/2 cuchta. de nuez moscada.

Para la crema de queso

  • 200 grs. de queso de untar.
  • 150 grs. de mantequilla pomada.
  • 200 grs. de icing sugar (más fino que el azúcar glas).
Tarta zanahoria2
¡Riquísima!

PREPARACIÓN

El bizcocho.

Primero, precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo, sin ventilador (si tienes ventilador, precalienta a 160º).

Por otro lado, encamisa el molde que vayas a utilizar: úntalo bien con mantequilla por los bordes y el fondo y, espolvorea harina por la superficie enmantequillada. Esto evitará que el bizcocho se quede pegado a las paredes del molde una vez horneado. Será más fácil desmoldar.

Rallamos las zanahorias. Las lavamos bien, y sin pelar y con la ayuda de un rallador, las rallamos todas. Reservamos.

En un bol, tamizamos los ingredientes secos: la harina, la levadura, la canela y la nuez moscada. Reservamos.

En otro bol, ponemos el aceite con el azúcar y con un batidor mezclamos los ingredientes. Añadimos los huevos después uno a uno y batimos, integrando perfectamente un huevo antes de añadir el siguiente. A continuación, añadimos al bol las zanahorias ralladas.

Añadimos el contenido del bol con los ingredientes húmedos, al bol con los ingredientes secos, y mezclamos ambos con movimientos envolventes. Una vez integrado todo, vertemos la mezcla en el molde encamisado. Horneamos unos 45-50 minutos.

Importante no abrir la puerta del horno hasta que no haya pasado mínimo 30 minutos, si no, el bizcocho bajará y no volverá a subir. Comprueba a partir de entonces con una brocheta que el bizcocho está cocido, pinchándola en el centro de la masa.

Cuando el bizcocho se haya cocinado, sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

 

La cobertura.

El azúcar utilizado para la crema es icing sugar, que es especial para repostería, y más fino que el azúcar glas. La marca Azucarera lo comercializa como Glas Seda, y no es muy difícil de encontrar.

Ponemos la matequilla en punto pomada (déjala varias horas a temperatura ambiente) y el azúcar en un cuenco y lo batimos bien hasta que quede perfectamente integrado y con un color blanquecino.

Añadimos el queso de untar y batimos un poquito más.

 

El montaje de la tarta.

Esperamos que el bizcocho esté completamente frío y con la ayuda de una lira o de un cuchillo de hoja larga, cortamos el bizcocho por la mitad en horizontal, y así obtenemos dos planchas de bizcocho.

Ponemos crema sobre la mitad inferior de la tarta, colocamos la mitad superior encima y con la cobertura en crema restante untamos toda la superficie del bizcocho, también por los lados.

Conservamos la tarta en frío.

* * * * *

Con lo larga que me ha quedado la explicación, puede parecer una receta complicada, pero no lo es en absoluto. Así que espero que mis explicaciones no os disuadan de preparar esta tarta riquísima, que es todo un clásico de la gastronomía británica (dicen que data de la Edad Media, pero desde los años 60 es muy popular en Norteamérica) y con la que seguro vais a disfrutar. ¡Si me ha salido a mí, a vosotros seguro que también! jajaja… 😀

Yo lo dejo aquí, de momento, y os espero de nuevo en la próxima receta.

¡Cuidaos mucho, y sed felices!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s