Salsa Pizzaiola

Pizzaiola1

¡Ya tenía yo ganas de probar esta receta!

Tengo publicadas varias recetas de pizzas en el blog, pero en ninguna de ellas he utilizado salsa de tomate casera para poner sobre la base de la pizza. ¡Pero ya nunca más! Desde ahora o utilizo esta salsa o las rodajas de tomate natural que habéis visto en varias de mis pizzas.

La salsa pizzaiola es una salsa de tomate típica italiana que sirve para poner sobre las bases de pizza, y que está tremenda. Es muy rápida de preparar y necesitas pocos ingredientes, por lo que no debes tener excusas de ahora en adelante para darle un toque especial a unas bases de pizza, ya sean caseras o de las que compramos en el súper.

He utilizado como base la receta de Las salsas de la vida, pero con alguna modificación personal para darle mi toque.

Con los ingredientes que indico, da para poner en la base de dos pizzas de unos 30 cm. de diámetro. Lo que no utilicéis en el momento, podéis congelarlo sin problemas.

Vamos ya con la receta:

Pizzaiola2

INGREDIENTES
{Para 2 pizzas de 30 cm. de diámetro}

  • 400 grs. de tomate triturado (yo utilicé de bote).
  • 1 ajo.
  • 7-8 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • Sal, pimienta y orégano seco.

 

PREPARACIÓN.

Primero, pon a escurrir el tomate triturado: vierte el contenido del bote en un colador fino que habrás puesto sobre un bol. Déjalo escurrir un par de minutos y reserva el caldo. Mientras, pela el ajo y machácalo en el mortero.

En una cacerola con bastante fondo, pon el aceite a calentar, y cuando esté muy caliente, añade el tomate triturado escurrido. Cuidado que salpica mucho, pero puedes ayudarte de una tapadera para que no te salpique demasiado, aunque un minuto después ya se calma. Fríe el tomate a fuego fuerte un minuto o dos, removiendo con cuidado de no quemarte.

Pon al tomate la cucharadita de azúcar para reducir la acidez y la sal. Añade después el ajo, y además un poquito de pimienta negra recién molida y una pizca o dos de orégano seco. Remueve. Añade el caldito del tomate que habías reservado antes.

Deja cocinar el conjunto a fuego fuerte unos 8 ó 10 minutos, hasta que la salsa obtenga densidad y un tono brillante. En ese momento puedes apartar del fuego.

Puedes pasar la salsa por un chino para que quede más fina. Yo no lo hice porque nos pareció que quedaba bien así. Deja templar un poquito antes de usar sobre la base de pizza.

¡Ya está! ¿Veis qué sencillo? En menos de 15 minutos tenéis una auténtica salsa italiana para pizzas que está deliciosa. ¡Palabra! En casa nos encantó, y dudo que vuelva a usar tomate frito nunca más.

Volveré prontito con la receta de la pizza que preparamos con esta salsa, no os la perdáis porque estaba riquísima! Y además, he utilizado una nueva masa de pizza que también nos ha gustado mucho.

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s