Guiso de sepia y patata

Guiso de sepia 1

Un guisito de sepia. Calentito. Muy rico. Afuera hace frío, pero tú tienes este guiso que quita todas las penas.

Es muy fácil de preparar, con poquitos ingredientes que todos tenemos en casa, y debería ser uno de los imprescindibles de los meses de frío. Con platos como este, esos meses de invierno que tan poco me gustan, pasan mejor. 😉

Vamos ya con la receta.

INGREDIENTES
{Para 2-3 personas}

  • 3 patatas medianas.
  • 1 sepia grandecita.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1/2 cebolla.
  • 180 grs. de tomate triturado (aprox.).
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • Agua o caldo de pescado.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.

 

PREPARACIÓN:

Empezamos picando la cebolla en trozos mediano, ni muy finos ni grandes. Cortamos la sepia en trozos de unos 3 cm. La sepia debe estar limpia. Yo no la limpié porque la pescadera a la que acudo siempre es más maja que las pesetas y la limpia ella perfectamente, así que sólo tengo que trocearla a mi gusto en casa.

Ponemos una cacerola amplia al fuego, ponemos un chorro de aceite, y cuando esté caliente, ponemos a pochar la cebolla y añadimos una pizca de sal. Mientras, vamos pelando las patatas y las chascamos (usamos el cuchillo para trocearlas, pero antes de terminar de cortar el trozo, hacemos un giro con el cuchillo hacia arriba, para que la patata termine de cortarse rompiéndose, esto facilita que suelte mejor el almidón de la patata y engorde el caldo después). los trozos de patata no deben ser muy grandes; los cortamos del mismo tamaño que los de sepia.

Cuando la cebolla esté transparente, añadimos los trozos de sepia y los salteamos un poquito, añadimos una pizca de sal y de pimienta. Añadimos el vino blanco y dejamos que se cocine el conjunto hasta que el vino reduzca y se evapore.

A continuación, añadimos la hoja de laurel limpia, y el tomate, algo menos de medio bote, añadimos una pizca de sal y otra de azúcar, para rectificar la acidez del tomate. Dejamos que reduzca el conjunto un poco más.

A continuación, sólo queda añadir las patatas troceadas. Debemos cocinarlas un poquito, para que no sólo se cocinen con la cocción en el caldo, y coja también los sabores de los demás ingredientes. Cocinamos unos 5 minutos.

Por último, añadimos el caldo. Yo le puse agua, porque me olvidé del caldo de pescado, que le hubiera dado más sabor, pero con agua también quedó muy rico. Debemos poner agua hasta cubrir un dedo por encima del conjunto. Rectifica de sal y deja cocinar unos 15-20 minutos más, o hasta que la patata esté tierna (no deshecha).

¡Y a disfrutar! 🙂 Este tipo de platos de cuchara con este tiempo le sienta al cuerpo fenomenal, así que no dejéis de preparar platos de cuchara, y aprovechad las oportunidades que cada estación nos ofrece.

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s