Rosquillas de Alcalá

Rosquillas de Alcala 1

¡Buenos días a todos y todas! ¿Qué tal estáis? Yo, deseando enseñaros esta receta: las rosquillas de Alcalá, que es un dulce típico de Alcalá de Henares (Madrid) y los alrededores.

Nunca he estado en Alcalá de Henares, y tampoco he tenido el placer de probar sus famosas rosquillas, pero en el mundo cibernético se habla mucho de ellas, así que preparar unas deliciosas rosquillas de Alcalá ha sido bastante fácil.

Conocí su existencia a través de un famoso programa-concurso culinario de televisión (no diré el nombre, ya os imaginaréis cuál), en la que una de las pruebas consistía en preparar estas delicias, y desde que lo vi, ya me entraron por la vista (yo como mucho de vista, tengo que reconocerlo) y he vivido desde entonces con esta receta metida en la cabeza, pendiente de encontrar la ocasión para poder prepararla, y por fin ha llegado el momento.

No os voy a decir que están riquísimas y que son fáciles de preparar porque eso ya lo sabéis, ya que, si me seguís aunque sea un poquito, sabéis que mi lema es comer bien, rico y fácil. ¡Cero complicaciones! 😉 Así que sí, ¡son fáciles de preparar y riquísimas! (ya está, ya lo he dicho, no tengo remedio 😀 jajajaja).

Voy a centrarme y vamos a lo que os interesa… Lo suyo sería preparar la receta con dos planchas de hojaldre. Como yo quería aprovechar una plancha que me quedó de otra preparación anterior y sólo tenía una, me han salido poquitas rosquillas (en total 4), así que si os animáis a preparar rosquillas, utilizad dos planchas (os saldrán 8 rosquillas y así tocáis a más 😉 ).

No obstante, para los baños de yema de huevo y del glaseado de azúcar, creo que las cantidades que he utilizado serían suficientes para el doble de rosquillas que me han salido a mí. Es decir, que hubiera tenido suficiente para bañar 4 rosquillas más, porque he tenido que tirar bastante cantidad tanto de la crema de yema de huevo, como de la del glaseado de azúcar, ya que no lo iba a aprovechar.

En cualquier caso, yo os voy a contar la receta tal cual la he preparado yo, y vosotros decidís si queréis doblar o no las cantidades. ¡Vamos a ello!

Rosquillas de Alcala 2

INGREDIENTES
{Para 4 rosquillas}

  • 1 plancha de hojaldre cuadrada.

Para el baño de yema de huevo

  • 2 yemas de huevo
  • 40 ml. de agua
  • 120 grs. de azúcar
  • 1 cuchta. de azúcar vainillado

Para el glaseado de azúcar

  • 20 ml. de agua
  • 100 grs. de azúcar glas

Rosquillas de Alcala 5

PREPARACIÓN

Empezamos preparando las rosquillas:

Precalienta el horno, con calor arriba y abajo a 200ºC.

Corta con la ayuda de un cortapizzas la lámina de hojaldre por la mitad y coloca una de las mitades encima de la otra. Vuelve a cortar el hojaldre por la mitad, y vuelve a colocar una de las mitades encima de la otra. Quedará un cuadrado de hojaldre compuesto por cuatro láminas.

Pasa el rodillo por encima de las láminas de hojaldre de forma muy suave. El objetivo es que las cuatro láminas queden unidas entre sí, no estirar el hojaldre, así que sé cuidadoso/a y no aprietes demasiado el rodillo. 😉

Con ayuda de un cortapastas redondo, corta el hojaldre para hacer las rosquillas. A su vez, de cada círculo de masa de hojaldre tendrás que hacer otro círculo en medio para hacer el agujero de la rosquilla. Si tienes un cortapastas lo suficientemente pequeño como para que te quede bien, genial, ahorrarás tiempo; si no es así (como fue mi caso) ayúdate de otro objeto redondo que te sirva de guía para cortar la masa de hojaldre usando una puntilla.

Pon papel de hornear en la bandeja del horno, y encima coloca las rosquillas separadas entre sí. Hornea 10-12 minutos, hasta que hayan crecido y estén un poquito doraditas. Sácalas después del horno y deja templar.

Baño de yema de huevo:

Ponemos en un cazo el agua y el azúcar y dejamos que hierva unos tres minutos, hasta que alcance el punto de “hilo flojo”. Apartamos del fuego y dejamos reposar un poquito.

En un bol colocamos las yemas de huevo, y vamos echando sobre ellas el azúcar del cazo. Es importante que a la vez vayamos removiendo con unas varillas para que con el calor las yemas del huevo no cuajen y se forme una crema. Llevamos de nuevo al cazo la mezcla de azúcar y huevo y llevamos de nuevo al fuego, sin dejar de remover hasta que espese la crema (unos 3 minutos aprox.). Apartamos del fuego y dejamos templar un poquitín.

Pasamos las rosquillas por la crema de huevo, pero no las bañamos completamente, sino hasta la mitad, y las dejamos escurrir el excedente sobre una rejilla. Dejamos secar las rosquillas mínimo 30 minutos.

Glaseado de azúcar:

Tan fácil como mezclar en un cuenco el azúcar con el agua y remover hasta integrar. A continuación, bañar las rosquillas de la misma manera que hemos hecho con el baño de yema. Volvemos a dejar escurrir el excedente sobre la rejilla, y dejamos secar mínimo 30 minutos antes de lanzarnos como locos sobre ellas para degustar esta maravilla de la repostería madrileña.

Rosquillas de Alcala 3

Pues ya está. Una manera sencilla de hacer un postre o merienda con una plancha de hojaldre, de la que os puedo asegurar que no podréis conformaros sólo con una.

Hasta aquí la receta. Vuelvo con mi trabajo, que ando con jaleo estos días, pero iré pensando ya en la siguiente receta 🙂 . Mientras tanto, cuidaos mucho.

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s