Tarta de trufa (naked cake de trufa)

Claroscuro marca agua

¡Buenos días novel-cuisiniers!

Por fin llega el momento en que os enseño una de las recetas de las que estoy más satisfecha. Y no sólo por la tarta en sí, que está riquísima, de muerte lenta, si no también (y como espero que hayáis observado), por la fotografías que os la muestra.

Es mi primera foto en claroscuro. Y confieso que este tipo de fotografía, tan de moda en tantísimos blogs de cocina, me daba muuucho respeto. ¡Cómo iba yo a poder hacer una foto así! ¡Con lo que me queda por aprender! Pero sí, al final han salido unas fotos maravillosas acompañando a esta tarta. Y debo agradecérselo a Sonia Martín, responsable del blog ¿A qué saben las nubes?, fotógrafa como la copa de un pino, y una profesora encantadora hasta decir basta. Y es que las últimas cuatro semanas he estado haciendo un curso de fotografía culinaria que me ha encantado y que, si os gusta la cocina y la fotografía, no podéis dejar de hacer, porque se aprende mucho dado su carácter práctico.

El último ejercicio del curso consistía en preparar un postre y fotografiarlo con esta técnica, así que aprovechando que la semana pasada era el cumpleaños de mi chico, preparé esta tarta para las fotos y que pudiéramos disfrutarla con la familia y los amigos.

La tarta es una naked cake, o tarta al desnudo, tan de moda en estos momentos, que consiste en dejar a la vista las planchas de bizcocho y que asome el relleno (tal como veis en la foto). No sólo se consigue un efecto más rústico y natural del pastel, sino que además, y sobre todo para los que no tenemos mucha experiencia en elaboración de tartas, es tremendamente más fácil su preparación.

Pero todavía os contaré más. Para este pastel en concreto, no hice yo las planchas de bizcocho, sino que las compré ya preparadas. Sí, pequeños trucos de cocinera con poco tiempo para estar en la cocina últimamente, pero que quedó espectacular.

Así que no hay excusa para no hacer una tarta como esta y quedar como reyes y reinas con amigos y familiares. Y vuestro secretito…, ¡sólo lo sabéis vosotros! 😉

Si quisierais preparar vosotros también el bizcocho, sólo tenéis que seguir los pasos del bizcocho genovés de esta receta, pero sustituyendo los gramos de cacao por la misma cantidad de harina.

Tarta de trufa 2

INGREDIENTES
{Para una tarta de 10-12 raciones}

  • 1 paquete de bizcocho para tartas (yo lo compré en Mercadona).
  • 1 paquetito de almendra crocante.
  • Almíbar para melar el bizcocho (receta aquí).
  • Trufa para el relleno (receta aquí).

PREPARACIÓN

Debemos preparar con antelación el amíbar y la trufa para el relleno, ya que el almíbar no debe estar muy caliente y la trufa mejor si está fría.

Abrimos el paquete de bizcocho para tartas. Ya viene cortado en planchas. Colocamos las planchas de bizcocho sobre una superficie limpia y seca, y sobre papel de aluminio para que no manchen mucho después. Ahora, con ayuda de un pincel de silicona, vamos mojando el pincel en el almíbar y pintando cada uno de los bizcochos.

Con la receta de almíbar que os pongo sale mucha cantidad de almíbar. Evidentemente no hay que ponerlo todo. Supongo que con la práctica va saliendo mejor, pero la clave estar en ir pasando el pincel poco a poco, de manera uniforme por todo el bizcocho para conseguir que se empape bien, por todas partes igual, sin que llegue a chorrear almíbar. Podemos ir cambiando de lado para poder melar ambos lados de cada plancha de bizcocho.

Debemos dejar reposar un poquito después de melar, para que pueda empaparse bien, por lo que aconsejo que demos una pasada de almíbar por una de las caras del bizcocho, 10-15 minutos después demos la vuelta y melemos la otra cara, y dejamos reposar otro 10-15 minutos. Si al levantar un poquito las planchas de bizcocho vemos que el papel de aluminio está manchado de almíbar es normal, pero si está muy manchado no meles más, no sea cosa que después te encuentres con un bizcocho muy blando que no tenga consistencia. Sería un jaleo manipular el bizcocho y rellenar la tarta después.

Una vez tengas el bizcocho mojado en almíbar, prodecemos a rellenar la tarta con la trufa. Colocamos una primera plancha de bizcocho en una tartera o bandeja que hayas preparado para colocar la tarta. Ten en cuenta que una vez rellena, cuesta más manipularla, así que yo no la movería. Con una espátula de repostería (o una cuchara) vamos poniendo la trufa sobre el bizcocho y repartiendo de la manera más uniforme posible, y con cierto grosor, para que se note que tenemos trufa entre capas de bizcocho. Si se cae un poquito de trufa por los lados, lo pasa nada, ¡es una tarta al desnudo! 😉

Colocamos otra placa de bizcocho encima de la anterior, rellenamos de trufa y colocamos la última de las planchas de bizcocho. Ponemos un poco más de trufa y un poquito de almendra crocante alrededor del borde a modo de decoración.

Sencilla a más no poder, y rica como no os podéis imaginar. ¡Animáos a hacerla que no os vais a arrepentir!

Hasta aquí la receta de hoy. Espero que os haya gustado tanto como le gustó a mi chico, y a la familia y amigos que la probaron. Yo por mi parte, quedé muy contenta y satisfecha con los resultados, así que seguro que vuelvo a repetir.

Cuidaos mucho.

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s