Ensalada de capellanes

Ensalada de capellanes 1

¡Buenas! ¿Qué tal va la recta final de agosto? Nos toca aprovechar estos días al máximo, yo por lo menos, que en septiembre vuelvo otra vez al trabajo y a mis obligaciones… ¡Pero no pensemos todavía en ello!

Esta semana pasada fueron las fiestas de mi “pueblo“. No es un pueblo, es una ciudad, pero me gusta llamarlo así… En realidad es como si fuera un pueblo muy grande, pero esa licencia de llamarlo pueblo sólo nos la permitimos los que somos de aquí, para todos los demás, es una ciudad.. jajaja.. 🙂

A ver si me centro, que me lío yo sola con mucha facilidad. Decía que fueron las fiestas, y quería publicar en el blog alguna receta tradicional de Elche de entre las muchas que tenemos. Así que hoy os traigo una sabrosísima ensalada de capellanes.

El capellán o mollera es un pescado que se consume seco, al menos por aquí, se cocina al fuego directo y se desmiga. En la foto más abajo podéis ver qué pescado es. Tiene mucho sabor, ya que para desecarlo se utiliza sal, por lo que a esta ensalada no le vamos a añadir más, con la del pescado es más que suficiente. ¡Así que tened cuidado los que seáis hipertensos!

Ensalada de capellanes 3

Los ingredientes son muy sencillos, pero os aseguro que no le hace falta más.

INGREDIENTES
{Para 2 personas}

  • 1/2 capellán
  • 1/2 diente de ajo.
  • 1 tomate de Mutxamel, raff o corazón de buey.
  • Aceite de oliva.
  • Unas aceitunas negras (opcional).

Ensalada de capellanes 2

PREPARACIÓN:

Así de primeras, la única complicación que se me ocurre es la de asar el capellán, pero tampoco tiene ningún misterio.

Tradicionalmente, para cocinar el pescado ponemos el capellán al fuego directo de la llama de gas de la cocina. Nosotros en casa (por una cuestión de comodidad) lo que hacemos es ponerlo en una sartén pequeñita a fuego suave. Ahora, que si tienes encendido un fuego de leña, con las brasas es como mejor queda… Pero no siempre tenemos esta posibilidad.

Debemos asar el capellán hasta que quede un poquito (no mucho) tostado por fuera y la carne blanca y más sequita, para que se pueda desprender la espina con facilidad. Esto suele tardar entre 5 y 10 minutos. Retiramos del fuego y dejamos templa un poco.

Mientras, troceamos el tomate, las aceitunas y el medio diente de ajo. Lo ponemos en un plato, ensaladera o bol. Desmigamos el capellán cuando se haya templado un poco y no nos quememos mucho los dedos. Añadimos las migas sin las espinas a la ensalada, y regamos con un buen chorro de aceite de oliva.

¡Servimos y disfrutamos!

Ya que nos ponemos, también podemos poner a asar uno o dos capellanes. Aunque sean más de los que en principio necesitamos para la ensalada, podemos desmigarlos y convervar las migas de capellán que no vayamos a utilizar en un tarro de cristal cubriendo las migas con aceite de oliva. ¡Delicioso y práctico! 😉

Pues hasta aquí de momento. Vuelvo prontito con más recetas fáciles y muy ricas.

¡Nos leemos en la próxima receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s