Ensalada de lentejas

Ensalada de lentejas-1

¡Muy buenas a todos y todas! ¿Qué tal estáis?

Yo más tranquila hoy, porque mi gato Neo ayer nos dio un susto importante, y afortunadamente todo quedó en eso, en un susto. Mi chico y yo vivimos en una casa en el campo y el gato suele darse una vuelta por la finca de vez en cuando. El lunes tuvimos que llevarlo al veterinario para que le curaran una herida que se había hecho, y como le dieron unos puntos, le pusieron un collar de esos horrorosos para que el gato no se rascara en la herida y se quitara la cura.

Ayer por la mañana Neo salió a dar un paseo, y como estábamos mi chico y yo por casa, y haciendo tareas en el jardín, pensamos que no pasaba nada si salía un poquito aunque tuviera el collar y todavía estuviera acostumbrándose a él, porque lo teníamos controlado. Pues desapareció. Ni rastro del collar ni del gato. No hacíamos más que llamarlo, porque cuando lo llamamos el gato viene con nosotros enseguida, y contesta a su nombre. No se oía nada… ¡Lo pasamos muy mal durante 5 horas interminables que tardó el gato en aparecer! (Vivo! Que yo ya me temía lo peor).

Todo este lío hizo que no pudiera hacer fotos en condiciones a la ensalada que tenía preparada desde por la mañana para comer. ¡Tenía tanto agobio que no pensaba en otra cosa más que en encontrar a mi gatito! No hubo tiempo para preparar fotos un poquito más en condiciones. Pero como apareció justo a la hora de comer, después de comérmelo a besos entre risas y lágrimas, el ánimo me cambió y pensé finalemente en hacerle alguna foto a esta rica ensalada.

Ensalada de lentejas-4

Se trata de una ensalada de lentejas, quizá mi legumbre favorita. Y es que cuando llega el calor un guiso de lentejas no es lo que más te apetece, pero no podemos dejar de comer legumbres una vez por semana, así que hay que buscar la forma de que se haga más apetecible 😉 .

Ayer en la radio escuché que los hábitos de los pueblos mediterráneos estaban perdiendo su dieta de manera muy rápida, cediendo el paso a restaurantes de comida rápida (noticia aquí)… ¡No podemos consentirlo! La gente alega que tiene mucho menos tiempo para cocinar, pero si de algo estoy convencida (y más desde que tengo el blog) es que muchas veces no es necesario emplear horas encerrada en la cocina para comer bien (de hecho es el lema del blog “Comer rico y fácil a diario”). Y todo esto me choca más cuando existe tanto auge de programas de cocina en televisión, que se han puesto de moda, pero éstos quizá estén más preocupados por defender las virtudes y estética de la alta cocina (habilidad que está en manos de unos pocos), dejando atrás los valores de la cocina más tradicional, pero que son la base real de nuestra alimentación.

Recetas como la que traigo hoy es una muestra perfecta de que se puede comer muy rico, saludable, siguiendo principios de la dieta mediterránea, económico y rápido. ¡No hay excusas! ¡No me sirven excusas! Y desde aquí, desde mi pequeña ventana al mundo, defenderé la cocina casera, saludable, rica, fácil de preparar, hecha con muchísimo cariño, e intentando seguir los principios de la dieta mediterránea (no puede ser de otra manera, el Mediterráneo lo tengo al ladito, ¡y vaya si influye carácter!).

Mi opinió ahí queda, ya la conocéis de sobra, así que vamos al jaleo y ¡a cocinar! 🙂

Ensalada de lentejas-2

INGREDIENTES
{Para 2-3 personas}

  • 1 bote de lentejas ya cocidas.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 3/4 pepino.
  • 1/2 cebolleta tierna.
  • 100 grs. de bacon en tiras (1 cajita).
  • El zumo de 1/2 limón.
  • Aceite de oliva y sal.

PREPARACIÓN.

Más sencilla, imposible.

Escurre bien las lentejas pasándolas por un colador y pasándolas ligeramente por el grifo del agua, para quitarle el líquido en el que se conservan. Pásalas a una ensaladera bien escurridas.

Pasa por la sartén sin aceite las tiras de bacon y dóralas. Déjalas templar y cuando ya no estén muy calientes, añade las tiras a la ensalada.

Mientras, pica toda la verdura en daditos muy pequeños, cuanto más pequeño, mejor. Añade la verdura a la ensaladera con las lentejas, mezcla todo, y reserva en el frigorífico para que esté fresquita hasta la hora de servir.

A la hora de comer, aliña la ensalada con una pizquita de sal, el zumo de limón y aceite de oliva, ¡y a disfrutar!

Ensalada de lentejas-3

Nos gustó tanto en casa esta ensalada que mientras comíamos nuestra imaginación volaba imaginando otras combinaciones que no tardaremos en preparar. ¡Os mantendremos informados! 🙂

Entre tanto, cuidáos mucho, disfrutad de la vacaciones los que ya estéis en ello, y no desesperéis mucho los que todavía estáis por cogerlas… ¡Todo llega y ya queda menos! 😉

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s