Galletas “I love you” de mantequilla

Iloveyou1

Se acerca el día de San Valentín y con respecto a este día hay opiniones para todos los gustos a favor o en contra: que si es un día muy comercial, que si hay que demostrarlo todos los días del año y no sólo uno, que es bonito que llegue un día y hacerlo más especial, y bla, bla, bla…  Que cada uno escoja el argumento que quiera, los he escuchado tanto a lo largo de tanto tiempo que ya me parecen argumentos todos bastante manidos, cargados o no de razón, ahí no entro, que cada uno escoja el que prefiera.

A mí, celebrar San Valentín no me parece ni bien ni mal. Yo personalmente no suelo celebrarlo, pero eso no quita para que en algún momento en el futuro pueda ocurrírseme una idea estupenda para sorprender a mi chico y quiera aprovechar esta fecha. ¿Por qué no? ¡Jamás digas de este agua no beberé!

El caso es que, ya centrándonos en la receta de hoy, hace meses compré un sello de galletas de madera y silicona estupendo, en unos grandes almacenes muy conocidos. Había un cajón grande con cosas de las que sólo les quedaba una o dos unidades, eché un vistazo y allí estaba él solito, y a mitad de precio, con lo que no me lo pensé y me lo traje a casa. No pude elegir ni modelo ni color porque no quedaba más que el que me traje, así que he reservado esta receta para estas fechas y así aprovecho la coyuntura ;).

Iloveyou2

La receta de galletas de mantequilla es estupenda en cualquier momento, pero por la tarde acompañando al té me parecen ideales. La receta en sí no es complicada, pocos ingredientes y fáciles de tener en casa, con lo que en cualquier momento nos podemos animar a prepararlas, no hay excusas. Pero sí debo admitir que durante la elaboración de estas galletas en concreto acabé pringada de azúcar glas hasta los ojos.

La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, pero, con el frío que está haciendo estos días, lo de la temperatura ambiente es una continuación del frigorífico, por lo que no conseguí ese “punto pomada” que se necesita para elaborar galletas. La mantequilla estaba tan dura que al querer batirla para mezclarla con el azúcar glas, éste salía disparado del bol con la fuerza centrífuga de las varillas eléctricas. Total, que finalmente acabé amasando con las manos (limpias, of course!) para que el calor corporal acabara ablandando un poco aquella masa compacta, y limpiando la cocina de arriba a abajo, porque la dejé bonica del tó.

Con todo esto no quisiera desanimaros,  si no que echéis unas risas a mi costa, imaginando la escena 😉 y que veáis que no siempre las recetas salen a la primera y que de todo se aprende. Porque lo cierto es que estas galletas son deliciosas y merece la pena hacerlas. El truco está en, sabiendo que hace más frío, se puede meter la mantequilla un poquitito en el microondas para ayudar a que se ablande. Ojo, no debe quedar derretida. Si eso os sucediera, dejar templar la mantequilla hasta que alcande ese “punto pomada” deseado y después continuar con el proceso de elaboración. Pero yo esto lo sé ahora… n_n

Ya no me lío más con historias y os cuento cómo hice yo estas riquíiiiiiisimas galletas:

Iloveyou3

INGREDIENTES

{Para unas 18 galletas grandes}

  • 200 grs. de mantequilla
  • 150 grs. de azúcar glas
  • 1 cuchta. de extracto de vainilla (opcional)
  • 350 grs. de harina de repostería
  • 1 huevo mediano
  • Un poco de Maizena para el sello

PREPARACIÓN:

Sacamos la mantequilla del frigorífico con la suficiente antelación para que esté en punto pomada. Podemos ayudarnos un poquito con el microondas, sin llegar a fundirla.

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que consigamos una mezcla más blanca. Añadimos el huevo batido y la vainilla. Por último, añadimos la harina tamizada y mezclamos hasta conseguir una masa homogénea.

Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico, mínimo 30 minutos o una hora. Pasado ese tiempo, la sacamos del frigorífico, colocamos la masa entre dos papeles de hornear y la estiramos con el rodillo hasta dejar un grosor de unos 3 ó 4 mm. Si hace mucho frío (esto también lo he aprendido después) puede ser recomendable estirar la masa justo después de amasarla, y refrigerarla ya estirada colocada sobre una bandeja (si no, después de sacarla del frigorífico está como una piedra y cuesta más estirar).

Es primordial refrigerar la masa después del amasado porque si no, si le damos forma a las galletas con un cortapastas o con un sello (como en este caso), al tener mantequilla ésta tiende a deformar las galletas con el calor del horno, con lo que perderíamos los detalles bonitos que quisiéramos darle (esto también lo aprendí hace tiempo cuando mis preciosas galletas redonditas perdieron por completo la forma dentro del horno y no se sabía qué eran en realidad).

Precalentamos el horno a 180º. Mientras, en un cuenco pequeño ponemos una cantidad no muy grande de Maizena, no nos hará falta mucha cantidad. Es para impregnar el sello con Maizena y que ayude a que se defina mejor el dibujo en las galletas. Estampamos el sello con Maizena por toda la plancha de masa de galletas y recortamos después alrededor con ayuda de un cortapastas. Con los recortes de masa que queda, podemos volver a amasar y estirar y aprovechar para hacer más galletas, pero este proceso no recomiendo hacerlo más de tres veces, porque la masa pierde frío y perdería la forma con el calor del horno.

Colocamos papel de hornear en la bandeja del horno y encima, las galletas. Horneamos unos 10-15 minutos, como siempre esto depende del horno de cada uno, o hasta que veamos que se doran por los bordes. El centro de la galleta debe quedar más tierno, pero no os preocupéis que están en su punto y terminan de endurecer durante el reposo.

Por último, cuando alcancen su punto justo de horneado, las sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos sobre una rejilla ¡y después las disfrutamos! Las galletas quedan muy ricas y muy vistosas. Animáos a hacerlas, ¡que ya os he contado todos los trucos para que os salgan a la primera! Jajaja…

Iloveyou4

¡Nos leemos en la siguiente receta!

Anuncios

2 thoughts on “Galletas “I love you” de mantequilla

    • novelcuisine 12 febrero, 2015 / 11:50

      Gracias Patri! La verdad es que quedan preciosas! Hasta hacen que parezca buena fotógrafa y todo! Jajajaja… Un besazo guapísima! Muaa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s