Lentejas con chorizo

Lentejas1

Pues sí, lentejas con chorizo. Plato tradicional, rico, barato y muy apropiado para esta época del año en el que nos podemos y debemos permitir más aporte calórico para soportar mejor las bajas temperaturas de enero.

Y fácil como pocos, lo prometo. De hecho, es de esos platos que preparaba y me encantaba cocinar cuando me fui de casa de mis padres y me independicé, porque además de fácil, podía preparar más raciones y congelarlas, con lo que al menos una vez por semana comía un plato caliente de cuchara.

Existen muchas formas de preparar lentejas. Mi abuela las prepara con arroz, otros prefieren después pasarlas por la batidora y hacer una crema,… ¡Para gustos, los colores! ¿Verdad? Estas son como las que prepara mi madre y yo las hago como ella me enseñó, pero con alguna variación: mi madre ponía la verdura entera para que le diera sabor, pero luego la sacaba y nos comíamos las lentejas con el chorizo en el plato. Nada de verduras. A mi padre le gustan así, así que todos en casa nos amoldamos a sus gustos (y admito que yo tampoco era muy fan de la verdura, todo hay que decirlo).

A mi chico sí le gusta la verdura, así que lo que hago es trocearla fina para que en el plato la comamos mejor.

Así que novel cuisiniers, estudiantes, recién independizados: os animo a comer bien, y a que preparéis estas ricas lentejas, que son fáciles facilísimas, y rápidas de preparar.

Lentejas2

INGREDIENTES:

{Para 5 raciones – se pueden congelar}

  • 500 grs. de lentejas pardinas
  • 1 ristra de chorizo dulce
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 pimiento italiano
  • 1 tomate
  • 20 ml. de aceite de oliva, sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Ponemos las lentejas en un cuenco con agua a remojo durante una hora más o menos de antelación a la preparación de las lentejas. Esto ayuda a que después estén más blanditas y necesiten menos tiempo de cocción. Cuando pase el tiempo y vayas a ponerte a cocinar, escurre el agua del remojo.

Pon las lentejas escurridas en una cacerola mediana y cúbrelas de agua sobrepasándolas un par de dedos. Ponlas al fuego medio.

Pica la cebolla fina, el pimiento, y el tomate en dados. Añade la verdura picada a la cacerola, así como el laurel, los ajos pelados y enteros, sal, pimienta y, muy importante, un chorro de aceite de oliva. Según cuenta mi madre, a las primeras lentejas que ella preparó (con unos 10 añitos) se le olvidó añadir el aceite, y finalmente estaban malísimas. Esta historia la he escuchado en casa tropecientas mil veces, así que cada vez que preparo lentejas no me olvido ni del aceite ni de la historia de mi madre.

Remueve con una cuchara de palo y tapa la cacerola para evitar que se evapore el caldo.

Trocea el chorizo en 5 trozos (uno por cada ración) y hazle unos cortes para que después sea más fácil comerlo en el plato. Puedes hacerlo también en rodajas, pero como yo lo congelo, si lo dejo entero me aseguro que a cada ración le corresponde una cantidad parecida de chorizo. Deja al fuego medio entre 20-30 minutos, hasta que pruebes las lentejas y hayan perdido dureza, pero no estén pasadas o demasiado blandas. Rectifica de sal si fuera necesario.

Remueve de vez en cuando, ya que las lentejas, si no utilizas una cacerola antiadherente, tienden a pegarse al fondo, por lo que es imprescindible que vayas removiendo cada 3-5 minutos si no quieres comerlas requemadas. Yo utilizo la olla rápida, donde no se pegan en absoluto, y aún así las remuevo, pero estoy más relajada. Cierro la olla con su tapa, pero no la cierro para que se cocine a presión. Se harían antes, pero no lo considero necesario porque en pocos minutos con el sistema tradicional ya están en su punto.

Cuando falten unos 5 minutos para apartarlas del fuego, añade los trozos de chorizo para que le den sabor a las lentejas. Puedes poner el chorizo antes si lo prefieres, pero como no necesita cocinado y no quiero que suelte demasiada grasa en el caldo, por eso lo pongo casi al final. Pero es más una manía que una instrucción de la preparación, lo reconozco.

Lentejas3

NOTAS:

Durante mucho tiempo estuve utilizando las lentejas rápidas, que no necesitan tiempo de remojo (aunque yo las dejaba 15-20 minutos a remojo, por que quedaran más blanditas), pero durante la cocción se abrían y se desprendía la piel. Las lentejas que yo utilizo últimamente son las pardinas. Me encanta como quedan, más enteras y no pierden la piel durante la cocción, por esos son las que os recomiendo.

El caldo de las lentejas admite que le añadas un hueso de jamón, que no tiene grasa y le da un sabor increíble, y en alguna ocasión le he añadido unos taquitos de jamón o de bacon también, y ganan muchísimo.

En cuanto a la verdura, tampoco hay límites. Una zanahoria bien picadita o un puerro en rodajitas le va de maravilla a estas lentejas.

Como ves, existen muchas variedades, sólo encuentra los ingredientes que más te gusten y disfruta de un plato calentito en estos días de frío.

¡Cuídate mucho! ¡Nos leemos en la siguiente receta!

0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s