Spaghetis a la {falsa} carbonara

Y digo bien lo de falsa porque esta salsa carbonara no es la original (la original no lleva nata… queda pendiente una próxima entrada en el blog), aunque esta salsa que os traigo sea quizá la más conocida y extendida, al menos en nuestro país.

Y qué queréis que os diga, puede que no sea la original, pero a mí me parece deliciosa.

Además, esta receta es sencilla a más no poder, económica, rápida y no requiere conocimientos extensos de cocina. Es tan completa que funciona muy bien como plato único, y si sois estudiantes o trabajadores con poco tiempo, no tenéis excusa para no comer bien. ¡Es perfecta!

CIMG4264-2

INGREDIENTES

{Para 2 personas}:

200 grs. de spaghettis

200 ml. De nata para cocinar

½ cebolla

100 grs. de bacon en tiras

2 huevos

Aceite de oliva

Sal, pimienta negra recién molida, nuez moscada y orégano

PREPARACIÓN:

1.- Pon los spaghettis a hervir en una cazuela con abundante agua con sal, y escúrrelos transcurrido el tiempo de cocción que el fabricante indica en el paquete. En este caso, al agua de la pasta no debemos agregar aceite como habitualmente solemos hacer para que quede suelta, ya que lo que nos interesa de esta receta es que la pasta absorba la humedad de la salsa carbonara y quede jugosa.

2.- Mientras se cuece la pasta, prepararemos la salsa, cuyo único misterio o complicación reside en cortar la cebolla en trocitos pequeños (brunoise).

3.- Pon una sartén con aceite al fuego para freír la cebolla. Le ponemos un poquito de sal. Cuando ésta empiece a transparentar, añadimos el bacon y le damos unas vueltas hasta que el tocinito del bacon también empiece a estar transparente.

4.- Ahora es el momento de añadir la nata. La salpimentamos y ponemos una cucharadita de café no muy llena de nuez moscada {aunque esto va a gustos, tened en cuenta que tiene un sabor intenso}. Damos unas vueltas para cocinar la nata.

5.- Para este momento la pasta ya debería estar cocinada y escurrida, así que la añadimos a la sartén para que se mezcle bien con la salsa, y apagamos el fuego.

6.- Con el fuego apagado añadimos 2 huevos batidos para que dé cremosidad a la salsa. Se cocina con el calor residual de la sartén. Servimos en el plato y espolvoreamos con orégano.

NOTA: puestos a ser poco rigurosos, esta receta admite muchas variantes, como la de añadirle champiñones laminados, un chorrito de leche para que la salsa quede más líquida, o queso parmesano rallado si la queremos más densa. También podemos sustituir la nata por leche evaporada, que es más ligera, o prescindir de los huevos batidos si no te va demasiado aquello de poner huevos que no estén cocinados completamente… ¡Es tan agradecida esta receta que igualmente quedará deliciosa!

* * * * * *

Hoy os pongo una cancioncilla que me encanta. Ya tiene algunos años, pero me sigue resultando tan fresquita y veraniega como el primer día que la escuché y no me canso de ella (como de la Pasta a la Carbonara)

Noah and the whale – “5 years time”

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Miguel Ángel Agulló dice:

    Mucha cosa rica veo por aquí que todavía no he probado! ^_^

    1. novelcuisine dice:

      Jajajaja… Cuando quieras se vuelven a preparar sin problemas, Miguel!! n_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s